LM Música

Bodas y Eventos

LM Música: Lecturas para su boda

 

LECTURAS PARA UNA BODA CIVIL

Existen muchas posibilidades para elegir las lecturas.A continuación les presentamos algunas de las más populares.

LECTURA PARA UNA BODA CIVIL Nº1

SI ME FALTAS TÚ - Padre José Luis Martín Descalzo

En medio de la sombra y de la herida 

me preguntan si creo en Ti. Y digo 

que tengo todo cuando estoy contigo: 

el sol, la luz, la paz, el bien, la vida. 

 

Sin Ti, el sol es luz descolorida. 

Sin Ti, la paz es un cruel castigo. 

Sin Ti, no hay bien ni corazón amigo. 

Sin Ti, la vida es muerte repetida. 

 

Contigo el sol es luz enamorada 

y contigo la paz es paz florida. 

Contigo el bien es casa reposada 

y contigo la vida es sangre ardida. 

 

Pues, si me faltas Tú, no tengo nada: 

ni sol, ni luz, ni paz, ni bien, ni vida. 

 

Tengo todo cuando estoy contigo, 

Si me faltas Tú, no tengo nada...

 

LECTURA PARA UNA BODA CIVIL Nº2

NO TEMÁIS AL AMOR - Padre José Luis Martín Descalzo

No temáis al amor, (nos dice Dios).

No tengáis miedo a lo mejor que hice

cuando construí el mundo.

 

Tened miedo, más bien, a enturbiarlo,

a enlodarlo, a ajarlo y marchitarlo.

 

Eso sí que sería una tragedia;

sería como ensuciar mi creación.

Porque el amor es la cosa más bella

que salió de mis manos.

 

LECTURA PARA UNA BODA CIVIL Nº3

"SABIDURÍA"

Érase una vez, una isla donde habitaban todos los sentimientos... la alegría, la tristeza, y muchos más, incluyendo el amor.

Un día les fue avisado a sus moradores, que la isla se iba a hundir...

Todos los sentimientos se apresuraron a abandonarla. Abordaron sus barcos y se prepararon a partir apresuradamente. Solo el amor permaneció en ella, quería estar un rato más con la isla que tanto amaba, antes que desapareciera. Al fin, con el agua al cuello y casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda…

Se acercó a la riqueza que pasaba en un lujoso yate y el amor dijo:

-Riqueza, llévame contigo. La riqueza contestó: 

-No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti...

Le pidió ayuda a la vanidad, que también venía pasando:

-"Vanidad, por favor ayúdame". 

-"Imposible amor, estas mojado y arruinarías mi barco nuevo".

Pasó la soberbia, al pedido de ayuda, contestó:

-"Quítate de mi camino o te paso por encima".

Como pudo, el amor se acercó al yate del orgullo y una vez más solicitó ayuda. La respuesta fue una mirada despectiva y una ola casi lo asfixia, cuando el capitán aceleró su yate, " El orgullo".

Entonces, el amor pidió ayuda a la tristeza:

-Tristeza, ¿me dejas ir contigo?. 

-"Ay amor, tu sabes que siempre ando sola y prefiero seguir así".

Pasó la alegría, estaba tan ocupada que ni siquiera oyó al amor llamarla...

Desesperado, el amor comenzó a suspirar, con lágrimas en sus ojos. Fue entonces cuando una voz le dijo:

-"Ven amor, yo te llevo"…

Era un anciano. El amor estaba tan feliz que olvidó preguntar su nombre. Fue llevado a la tierra de la sabiduría y una vez allí, el amor preguntó a ésta:

- ¿Quién era el anciano que me trajo y salvó mi vida? La sabiduría respondió:

-"Era el tiempo".

-¿El tiempo? Pero ¿por qué el tiempo me quiso ayudar?.

Y la sabiduría respondió:

"Solo el tiempo es capaz de ayudar y entender a un gran amor"

 

LECTURA PARA UNA BODA CIVIL Nº4

"AMA, CREE Y SONRÍE"

Ama sin reclamar nada, 

Porque el amor es desinteresado.

Ama sin calcular las desventajas, 

Porque amar es sacrificarse.

Ama sin poner condiciones, 

Porque el amor es darse.

Ama sin exclusividades, 

Porque amar es compartir.

Ama sin fecha y sin tiempo, 

Porque el amor es eterno.

 

Simplemente ama...

Ama, cree y sonríe

Ama... porque el amor es la llave de la vida

Cree... porque la fe es la llave de la esperanza

Sonríe... que la sonrisa es la llave de la amistad

 

LECTURAS BÍBLICAS PARA UNA BODA RELIGIOSA

Le recordamos que las lecturas bíblicas están reservadas para las ceremonias religiosas.

En este apartado puede encontrar:

-Lecturas del Antiguo Testamento

-Lecturas del Nuevo Testamento

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA Nº1- LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro del Génesis 1, 26‑28. 31a

Dijo Dios:  «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los animales domesticas, los reptiles de la tierra.»

Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creo.

Y los bendijo Dios y les dijo: «Creced, multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad los peces del mar, las aves del cielo, los vivientes que se mueven sobre la tierra.»

Y vio Dios todo lo que había hecho; y era muy bueno.

Palabra de Dios.

 

 LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA Nº2 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro del Génesis 2, 18‑24 Y serán los dos una sola carne

El Señor Dios se dijo:

-«No está bien que el hombre este solo; voy a hacerle alguien como el que le ayude.»

Entonces el Señor Dios modeló de arcilla todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo y se los presentó al hombre, para ver que nombre les ponía. Y cada ser vivo llevaría el nombre que el hombre le pusiera.

Así, el hombre puso nombre a todos los animales domésticos, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo; pero no encontraba ninguno como él que lo ayudase.

Entonces el Señor Dios dejó caer sobre el hombre un letargo, y el hombre se durmió. Le sacó una costilla y le cerró el sitio con carne. Y el Señor Dios trabajó la costilla que le había sacado al hombre, haciendo una mujer, y se la presentó al hombre.

El hombre dijo:

-«¡Ésta si que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Su nombre será Mujer, porque ha salido del hombre.  Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.»

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº3 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro del Génesis 24, 48‑51. 58‑67  Isaac con el amor de Rebeca se consoló de la muerte de su madre

En aquellos días, el criado de Abrahán dijo a Labán:

-«Bendije al Señor, Dios de mi amo Abrahán, que me ha guiado por el camino justo, para llevar al hijo de mi amo la hija de su hermano. Por tanto, si queréis ser leales y sinceros con mi amo, decídmelo, y si no, decídmelo, para actuar en consecuencia.»

Labán y Betuel le contestaron:

-«El asunto viene del Señor, nosotros no podemos responderte bien o mal. Ahí tienes a Rebeca, tómala y vete, y sea la mujer del hijo de tu amo, como el Señor ha dicho.»

Llamaron a Rebeca y le preguntaron:

-«¿Quieres ir con este hombre?»

Ella respondió:

-«Si.»

Entonces despidieron a Rebeca y a su nodriza, al criado de Abrahán y a sus compañeros. Y bendijeron a Rebeca:

-«Tu eres nuestra hermana, crece mil veces; que tu descendencia someta el poder de sus enemigos.»

Rebeca y sus compañeras se levantaron, montaron en los camellos y siguieron al hombre; y así se llevó a Rebeca el criado de Abrahán. El criado tomó a Rebeca y emprendió el camino.

Isaac se había trasladado del «Pozo del que vive y ve» al territorio del Negueb.

Una tarde, salió a pasear por el campo y, alzando la vista, vio acercarse unos camellos.

También Rebeca alzó la vista y, al ver a Isaac, bajó del camello y dijo al criado:

-«¿Quien es aquel hombre que viene en dirección nuestra por el campo?»

Respondió el criado:

-«Es mi amo.»

Y ella tomó el velo y se cubrió.

El criado le contó a Isaac todo lo que había hecho. Isaac la metió en la tienda de su madre Sara, la tomó por esposa y con su amor se consoló de la muerte de su madre.

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº4 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro de Tobit 7, 6‑14  El Señor del cielo os ayude, hijo, y os dé su gracia y su paz

En aquellos días, Ragüel beso a Tobías, llorando, y le dijo:

-«¡Hijo, bendito seas! Tienes un padre excelente. ¡Que desgracia que haya quedado ciego un hombre tan honrado y que daba tantas limosnas!»

Y, abrazado al cuello de su pariente Tobías, siguió llorando.

Edna, la esposa, y su hija Sara, lloraban también. Ragüel los acogió cordialmente y mandó matar un carnero.

Cuando se lavaron y bañaron, se pusieron a la mesa. Tobías dijo a Rafael:

-«Amigo Azarías, dile a Ragüel que me dé a mi pariente Sara.»

Ragüel lo oyó, y dijo al muchacho:

-«Tú, come y bebe y disfruta a gusto esta noche. Porque, amigo, sólo tu tienes derecho a casarte con mi hija Sara, y yo tampoco puedo dársela a otro, porque tu eres el pariente más cercano. Pero, hijo, te voy a hablar con toda franqueza. Ya se la he dado en matrimonio a siete de mi familia, y todos murieron la noche en que iban a acercarse a ella. Pero bueno, hijo, tu come y bebe, que el Señor cuidará de vosotros.»

Tobías replicó:

-«No comeré ni beberé mientras no dejes decidido este asunto mío.»

Ragüel le dijo:

-«Lo haré. Y te la daré, como prescribe la ley de Moisés. Dios mismo manda que te la entregue, y yo te la confío. A partir de hoy, para siempre, sois marido y mujer. Es tuya desde hoy para siempre. El Señor del cielo os ayude esta noche, hijo, y os dé su gracia y su paz.»

Llamó a su hija Sara. Cuando se presentó, Ragüel le tomó la mano y se la entregó a Tobías, con estas palabras:

-«Recíbela conforme al derecho y a lo prescrito en la ley de Moisés, que manda se te dé por esposa. Tómala y llévala enhorabuena a casa de tu padre. Que el Dios del cielo os de paz y bienestar.»

Luego llamó a la madre, mando traer papel y escribió el acta del matrimonio: «Que se la entregaba como esposa conforme a lo prescrito en la ley de Moisés.» Después empezaron a cenar.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº5 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro de Tobit 8, 4b‑8 Haznos llegar juntos a la vejez

En la noche de bodas, Tobías dijo a Sara:

-«Mujer, levántate, vamos a rezar, pidiendo a nuestro Señor que tenga misericordia de nosotros y nos proteja.»

Se levantó, y empezaron a rezar, pidiendo a Dios que los protegiera. Rezó así:

-«Bendito eres, Dios de nuestros padres, y bendito tu nombre por los siglos de los siglos. Que te bendigan el cielo y todas tus criaturas por los siglos.

Tu creaste a Adán y, como ayuda y apoyo, creaste a su mujer, Eva; de los dos nació la raza humana.

Tu dijiste: “No está bien que el hombre esté solo, voy a hacerle alguien como el, que le ayude.”

Si yo me caso con esta prima mía, no busco satisfacer mi pasión, sino que procedo lealmente. Dígnate a apiadarte de ella y de mi y haznos llegar juntos a la vejez.»

Los dos dijeron:

-«Amen, amen.»

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº6 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro del Cantar de los cantares 2, 8‑10. 14. 16a; 8, 6‑7a Es fuerte el amor como la muerte

¡Oíd, que llega mi amado, saltando sobre los montes, brincando por los collados!

Es mi amado como un gamo, es mi amado un cervatillo.

Mirad: se ha parado detrás de la tapia, atisba por las ventanas, mira por las celosías.

Habla mi amado y me dice: «¡ Levántate, amada mía, hermosa mía, ven a mi! Paloma mía, que anidas en los huecos de la peña, en las grietas del barranco, déjame ver tu figura, déjame escuchar tu voz, porque es muy dulce tu voz, y es hermosa tu figura.»

¡Mi amado es mío, y yo soy suya!. Él me dice:

-«Grábame como un sello en tu brazo, como un sello en tu corazón, porque es fuerte el amor como la muerte, es cruel la pasión como el abismo; es centella de fuego, llamarada divina: las aguas torrenciales no podrán apagar el amor, ni anegarlo los ríos.»

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº7 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro del Eclesiástico 26, 1‑4. 13‑16 El sol brilla en el cielo, la mujer bella, en su casa bien arreglada

Dichoso el marido de una mujer buena; se doblarán los años de su vida. 

La mujer hacendosa hace prosperar al marido, él cumplirá sus días en paz.

Mujer buena es buen partido que recibe el que teme al Señor;

sea rico o pobre, estará contento y tendrá cara alegre en toda sazón.

Mujer hermosa deleita al marido, mujer prudente lo robustece;

Mujer discreta es don del Señor: no se paga un ánimo instruido;

Mujer modesta duplica su encanto: no hay belleza que pague un ánimo casto.

El sol brilla en el cielo del Señor, la mujer bella, en su casa bien arreglada.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº8 - LECTURA DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Lectura del libro de Jeremías 31, 31‑32a. 33‑34a Haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva

«Mirad que llegan días ‑oráculo del Señor‑ en que haré con la casa de Israel y la casa de Judá una alianza nueva. No como la alianza que hice con sus padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto.

Sino que así será la alianza que haré con ellos, después de aquellos días ‑oráculo del Señor—: Meteré mi ley en su pecho, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: “Reconoce al Señor.” Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande —oráculo del Señor—.»

Palabra de Dios.

 

A continuación, presentamos lecturas del nuevo testamento, para una boda religiosa

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº1 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 8, 31b‑35. 37‑39 ¿Quién podrá apartarnos del amor de Cristo?

Hermanos:

Si Dios esta con nosotros, ¿quien estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quien acusará a los elegidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? ¿Quien condenará? ¿Será acaso Cristo, que murió, más aun, resucitó y está a la derecha de Dios, y que intercede por nosotros?

¿Quien podrá apartarnos del amor de Cristo?: ¿la aflicción?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?

Pero en todo esto vencemos fácilmente por aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni criatura alguna podrá apartarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº2 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 12, 1‑2. 9‑18  Presentad vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios

Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; este es vuestro culto razonable.

Y no os ajustéis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno. 

Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo.

En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes.

Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.

Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad.

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, si, no maldigáis.

Con los que ríen, estad alegres; con los que lloran, llorad.

Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde.

No mostréis suficiencia. No devolváis a nadie mal por mal. Procurad la buena reputación entre la gente; en cuanto sea posible y por lo que a vosotros toca, estad en paz con todo el mundo.

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº2 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Versión más breve:

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 12, 1‑2. 9‑13

Os exhorto, hermanos, por la misericordia de Dios, a presentar vuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios; éste es vuestro culto razonable.

Y no os ajasteis a este mundo, sino transformaos por la renovación de la mente, para que sepáis discernir lo que es la voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo perfecto.

Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno.

Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás mas que a uno mismo.

En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes.

Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.

Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº3 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 6, 13c‑15a. 17‑20 Vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo

Hermanos:

El cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor, para el cuerpo.

Dios, con su poder, resucitó al Señor y nos resucitará también a nosotros.

¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?

El que se une al Señor es un espíritu con el.

Huid de la fornicación. Cualquier pecado que cometa el hombre queda fuera de su cuerpo. Pero el que fornica peca en su propio cuerpo. ¿O es que no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo? El habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios.

No os poseéis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros.

Por tanto, ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo! Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº4 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 31‑13, 8a Si no tengo amor, de nada me sirve

Hermanos:

Ambicionad los carismas mejores. Y aun os voy a mostrar un camino excepcional.

Ya podría yo hablar las lenguas de los hombres y de los ángeles; si no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o unos platillos que aturden.

Ya podría tener el don de profecía y conocer todos los secretos y todo el saber, podría tener fe como para mover montañas; si no tengo amor, no soy nada.

Podría repartir en limosnas todo lo que tengo y aun dejarme quemar vivo; si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, afable; no tiene envidia; no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita; no lleva cuentas del mal; no se alegra de la injusticia, sino que goza con la verdad.

Disculpa sin límites, cree sin limites, espera sin límites; aguanta sin límites.

El amor no pasa nunca.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº5 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 5, 2a. 21‑33 Es éste un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia

Hermanos:

Vivid en el amor como Cristo nos amó y se entregó por nosotros a Dios.

Sed sumisos unos a otros con respeto cristiano.

Las mujeres, que se sometan a sus maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia; el, que es el salvador del cuerpo. Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así también las mujeres a sus maridos en todo.

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia.

Él se entregó a sí mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante sí gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada.

Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son. Amar a su mujer es amarse a si mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.

«Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.»

Es este un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

En una palabra, que cada uno de vosotros ame a su mujer como a si mismo, y que la mujer respete al marido.

Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 5, 2a. 25‑32

 (Versión más breve)

Hermanos:

Vivid en el amor como Cristo nos amo y se entrego por nosotros a Dios.

Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a su Iglesia.

Él se entregó a si mismo por ella, para consagrarla, purificándola con el baño del agua y la palabra, y para colocarla ante si gloriosa, la Iglesia, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada. Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como cuerpos suyos que son.

Amar a su mujer es amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado su propia carne, sino que le da alimento y calor, como Cristo hace con la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.

«Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.»

Es este un gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la Iglesia.

Palabra de Dios. 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº6 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 12‑17. Por encima de todo, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada

 Hermanos:

Como elegidos de Dios, santos y amados, vestíos de la misericordia entrañable, bondad, humildad, dulzura, comprensión.

Sobrellevaos mutuamente y perdonaos, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.

Y por encima de todo esto, el amor, que es el ceñidor de la unidad consumada.

Que la paz de Cristo actúe de árbitro en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados, en un solo cuerpo.

Y sed agradecidos. La palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; corregíos mutuamente.

Cantad a Dios, dadle gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados.

Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de el.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº7 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3, 1‑9  Todos un mismo pensar y un mismo sentir, con afecto fraternal

Queridos hermanos:

Las mujeres sean sumisas a los propios maridos para que, si incluso algunos no creen en la palabra, sean ganados no por palabras, sino por la conducta de sus mujeres, al considerar vuestra conducta casta y respetuosa.

Que vuestro adorno no este en el exterior: en peinados, joyas y modas, sino en lo oculto del corazón, en la incorruptibilidad de un alma dulce y serena: esto es precioso ante Dios. Así se adornaban en otro tiempo las santas mujeres que esperaban en Dios, siendo sumisas a sus maridos; así obedeció Sara a Abrahán, llamándole señor. De ella os hacéis hijas cuando obráis bien, sin tener ningún temor.

De igual manera, vosotros, maridos, en la vida coman sed comprensivos con la mujer, que es un ser más frágil, respetándolas, ya que son también coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no encuentren obstáculo.

Procurad todos tener un mismo pensar y un mismo sentir: con afecto fraternal, con ternura, con humildad.

No devolváis mal por mal o insulto por insulto; al contrario, responded con una bendición, porque para esto habéis sido llamados: para heredar una bendición.

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº8 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

 Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 3, 18‑24  Amemos de verdad y con obras

Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras.

En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo.

Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios. Y cuanto pidamos lo recibimos de el, porque guardamos sus mandamientos y hacemos lo que le agrada.

Y este es su mandamiento: que creamos en el nombre de su Hijo, Jesucristo, y que nos amemos unos a otros, tal como nos lo mando.

Quien guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en el; en esto conocemos que permanece en nosotros: por el Espíritu que nos dio.

Palabra de Dios.

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº9 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 4, 7‑12 Dios es amor

Queridos hermanos, amémonos unos a otros, ya que el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.

En esto se manifestó el amor que Dios nos tiene: en que Dios envió al mundo a su Hijo único, para que vivamos por medio de el.

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que el nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación para nuestros pecados.

Queridos hermanos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.

A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud.

Palabra de Dios.

 

LECTURA PARA UNA BODA RELIGIOSA. Nº10 - LECTURA DEL NUEVO TESTAMENTO

Lectura del libro del Apocalipsis 19, 1. 5‑9a  Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero

Yo, Juan, oí en el cielo algo que recordaba el vocerío de una gran muchedumbre; cantaban:

«Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios.»

Y salió una voz del trono que decía:

«Alabad al Señor, sus siervos todos, los que le teméis, pequeños y grandes.»

Y oí algo que recordaba el rumor de una muchedumbre inmensa, el estruendo del océano y el fragor de fuertes truenos. Y decían:

«Aleluya. Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo, alegrémonos y gocemos y démosle gracias. Llegó la boda del Cordero, su esposa se ha embellecido, y se le ha concedido vestirse de lino deslumbrante de blancura -el lino son las buenas acciones de los santos.»

Luego me dice:

-«Escribe: “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.”»

Palabra de Dios.